miércoles, 17 de diciembre de 2014

El Evangelio de la Gracia de Dios - Parte 3



Pablo, hablando de la resurrección de Jesucristo, predicaba a Cristo Jesús crucificado conforme a las Escrituras, sepultado conforme a las Escrituras, y resucitado conforme a las Escrituras.

Sin importar lo que hablase, su mensaje era Jesucristo crucificado, sepultado y resucitado. Su mensaje estaba enfocado en Cristo Jesús.

Todo lo que hablaba en cuanto a la fe, en cuanto a la sanidad (aunque no hablaba mucho acerca de la sanidad), o la santidad; todos estos temas se enfocaba en la persona de Cristo Jesús.

El acaba de decir: "Mi mensaje, la razón que Su Hijo fuese revelado en mí, fue que yo le predicase a los gentiles."

Su mensaje en su totalidad, aunque se puede dividir en partes, es Cristo Jesús crucificado, sepultado y resucitado.

Y él decía en 1 Corintios 15:17: “…si Cristo no resucitó, vuestra fe es vana; aún estáis en vuestros pecados.”

Lo que Pablo decía con este pequeño versículo, que todas las religiones de este mundo, que no están enfocadas en la resurrección de Cristo Jesús, vana resulta su fe.

Digamos, su líder está muerto, sus huesos están en un sitio en esta tierra, tal vez no en la tumba en que fueron enterrados, pero está muerto. Pero nuestro líder ha sido crucificado, cierto, sepultado, cierto, pero también resucitado. Y nuestro líder está vivo. El capitán de nuestra salvación está vivo. Y nuestra fe no es en vano, porque creemos que Cristo Jesús ha resucitado.

La gente que no cree en la resurrección de Cristo Jesús, pone su fe en otras cosas u otra persona. Pero el enfoque del Apóstol Pablo era que su fe sea enfocada en la persona de Jesucristo y en Su obra terminada.

Por ejemplo, esta mujer que mencioné, ella estaba poniendo su fe en confesar la Palabra de Dios. ¿Es bueno confesar la Palabra? Sí, es bueno confesar la Palabra. Pero el confesar la Palabra no es de donde viene la sanidad sino de la obra terminada de Cristo Jesús.

Y enseñamos en cuanto a la fe, porque es bueno enseñar acerca de la fe. Pero hay mucha gente luchando para tener fe; y la persona que está luchando para tener fe lo que me dice es que no ha entendido la obra terminada de Cristo Jesús, y tampoco entiende su posición con Dios y lo que ha hecho por él. Porque si él entendiera lo que es tener fe, aunque tal vez tenga falta de conocimiento en un área, pero el tener fe es algo inconsciente porque él confía en la obra terminada de Cristo Jesús. Y la obra de Cristo Jesús debería haber sido una obra suficiente.

Porque si esta obra no es suficiente, habría que preguntar cuando vendrá la persona y quien es esa persona que terminará la obra si Jesús no la terminó. Pero Jesús si terminó la obra.

Cuando la Biblia menciona acerca de ser redimidos, esta palabra tiene muchos significados. Primeramente tiene el significado de ser comprado en el mercado de esclavos. Y hay varias cosas que pasaban en este mercado de esclavos. 

Primeramente una persona compraba un esclavo a un precio y podía venderlo el mismo día a un precio mayor. Es decir, fue comprado en el mercado de esclavos pero se quedaba en el mercado de esclavos y fue esclavo todo el tiempo.

Otro significado es que compra al esclavo y lo lleva a su casa. Es decir, compraba al esclavo y lo sacaba del mercado de esclavos pero seguía siendo esclavo.

Pero otro significado es que una persona compra al esclavo en el mercado de esclavos y le da su libertad; ya no es esclavo.

Nosotros fuimos comprados del mercado de esclavos, pero Dios Nos dio la libertad.

Estuvimos en esclavitud, estuvimos en servidumbre, pero Jesús pagó el precio total, no a Satanás, sino el precio que tenía que pagar era el que las justas demandas de Dios demandaban que fuese el pago. Y cuando Jesús pagó la totalidad del pago nos hizo totalmente libres; y por esta razón nos liberó.

Hay gente que dice que el día de reposo es el día sábado; y hay que guardar el sábado; y los que se reúnen el domingo no van al cielo. Su fe esta en ir a un lugar el día sábado; pero nuestra fe no está puesta en un día sino en una persona que es el día de reposo.

Este es el día que hizo el Señor, el día de gozo y alegría, porque reposamos en Su obra, no en la nuestra.

A veces nuestra mente piensa: “¿Cómo es posible que Dios nos dará todo esto sin hacer nada?” Pero esta es la verdad.


Continuará....

1 comentario: