jueves, 11 de diciembre de 2014

La Determinación de Jesús


Cristo Jesús, desde antes de la fundación del mundo, planeó un gran escape para nosotros. Y vino para redimirnos. Este fue el compromiso que hizo desde que salió del cielo para llegar a la tierra.

Y cuando fue a la cruz del calvario; aunque pueda ser que pienses o hayas pensado que fue obligado y llevado contra Su voluntad. Pero nadie le quitó la vida a Jesucristo; Él entregó voluntariamente su vida por nosotros; y al hacerlo puso en el Nuevo Pacto el espíritu de compromiso.

Muchos piensan que no era posible que Jesucristo fracasara y no cumpliera el propósito de Dios, pero no es así. La Palabra de Dios dice que Él dejo toda Su gloria y poder como Dios para venir como hombre, y aprendió obediencia. Jesús vino como hombre y por eso había esa posibilidad.

Tampoco había garantía que los hombres fueran a recibirlo o que respondieran a Su sacrificio, pero de todas maneras Él fue a la cruz. Su amor a nosotros, que lo motivó a entregarse a Si mismo y cumplir la voluntad de Dios, fue lo más importante.

Juan 12:27
27 Ahora está turbada mi alma; ¿y qué diré? ¿Padre, sálvame de esta hora? Mas para esto he llegado a esta hora.

"... ¿diré... Padre sálvame?...para esto ha llegado mi hora."

Jesús está diciendo: "Esta es mi hora."

¿Qué hubiera pasado si Jesús hubiera retrocedido y no hubiera cumplido el propósito de Dios? ¿Alguna vez te has preguntado donde estaríamos? Jesús llegó a la tierra, caminó y dirigió toda Su vida con un propósito: Hacer al ser humano parte de la familia de Dios. Él estuvo comprometido desde el principio para llevar a cabo el plan de Dios. Y dijo: "Esta es mi hora."

Hebreos 10:1-7
1 Porque la ley, teniendo la sombra de los bienes venideros, no la imagen misma de las cosas, nunca puede, por los mismos sacrificios que se ofrecen continuamente cada año, hacer perfectos a los que se acercan.
2 De otra manera cesarían de ofrecerse, pues los que tributan este culto, limpios una vez, no tendrían ya más conciencia de pecado.
3 Pero en estos sacrificios cada año se hace memoria de los pecados;
4 porque la sangre de los toros y de los machos cabríos no puede quitar los pecados.
5 Por lo cual, entrando en el mundo dice: Sacrificio y ofrenda no quisiste; Mas me preparaste cuerpo.
6 Holocaustos y expiaciones por el pecado no te agradaron.
7 Entonces dije: He aquí que vengo, oh Dios, para hacer tu voluntad, como en el rollo del libro está escrito de mí.

No podemos imaginar la cantidad de ofrendas y sacrificios que se hicieron durante todos los siglos anteriores a la venida de Jesús; ¡pero no le agradaron a Dios! ¿Por qué? Porque no podían quitar el pecado, eran algo temporal solamente, hasta que Jesús viniera a la tierra. Y cuando Él vino, sabía lo que sucedería: Que estando en ese cuerpo sería abandonado, golpeado y humillado, y que hiría a la cruz llevando sobre Si el pecado del mundo.

Pero además, como dice en Mateo 8:17: "Para que se cumpliese lo dicho por el profeta Isaías, cuando dijo: El mismo tomó nuestras enfermedades, y llevó nuestras dolencias." ¡Toda la enfermedad de la raza humana fue puesta sobre Jesucristo! 

Él sabía que esto sucedería en la cruz del calvario, y que ahí estaría separado del Padre. Pero había venido con un propósito y se identificó con Su Padre para realizarlo.


Tomado del libro Conociendo el Espíritu de Compromiso del Pastor Jim Andrews






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada